Canarias Plural_
Redacción Tenerife

 

La Asociación Nuestro Patrimonio ha presentado alegaciones al reglamento del futuro Consejo Municipal de Patrimonio histórico, en las que propone una composición y un procedimiento de designación diferenteS a lo previsto en el documento aprobado de forma inicial por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, y que desde el 10 de abril se encuentra en exposición pública durante un mes.
 
La asociación hace estas alegaciones teniendo en cuenta que, según este reglamento, 6 de los 13 miembros de este Consejo serán cargos públicos y personal directivo municipal (además de un miembro de libre designación por la presidencia), que ninguna asociación ciudadana estará representada, que los nombramientos no serán propuestos ni aprobados en el Pleno municipal y que las decisiones de este órgano asesor no serán vinculantes.
 
Entre los cambios que, por estas razones, propone Nuestro Patrimonio destacan que al menos dos asociaciones ciudadanas cuyo fin primordial sea la defensa del patrimonio histórico tengan sendos  representantes en el Consejo; que los cargos públicos no puedan tener voto de calidad para desempatar votaciones  y que sea el Pleno del Ayuntamiento el que ratifique los nombramientos de los miembros del Consejo, cinco de los cuales deberán producirse por mayoría de dos tercios (18 de los 27 concejales).
 
Esta mayoría reforzada se aplicará  concretamente para designar a los representantes de  las asociaciones ciudadanas que soliciten formar parte del Consejo, o, en ausencia de solicitudes, por invitación del gobierno municipal y de los grupos políticos,  así como  para nombrar a un arquitecto especializado en patrimonio histórico, a un experto en Bellas Artes (docente, investigador o artista) y a un historiador.
 
La asociación también quiere que estén representados también en el Consejo el Departamento de Historia del Arte de la Facultad de Geografía e Historia de Universidad de La Laguna y  la Sección de Bellas Artes de la Facultad de Humanidades del mismo centro docente.
 
De resto, la asociación está conforme con que el Consejo lo presida el alcalde o el concejal en quien delegue (sin voto de calidad), y  que formen parte de este órgano  un técnico municipal y representantes de la fundación CICOP y del COAC (Colegio de Arquitectos), así como de las áreas de Patrimonio Histórico del Cabildo de Tenerife y del Gobierno canario -a condición de que sean técnicos y no cargos públicos- y el cronista oficial del municipio.
 
La asociación considera que esta composición alternativa del Consejo es más adecuada que la aprobada de forma inicial por el Ayuntamiento, desde la perspectiva de garantizar la independencia de este órgano asesor,  de la pluralidad de expertos, de la participación ciudadana y del procedimiento de su designación.
 
Entre las funciones del Consejo, la asociación pide que quede expresa en el reglamento la de emitir informes sobre las propuestas de catalogaciones (dar grados de protección a bienes muebles o inmuebles) tanto por iniciativa de órganos del Ayuntamiento como por iniciativa ciudadana, pues esta última no se  contempla en el reglamento. 
También solicita la asociación enumerar en el reglamento de manera más detallada los tipos de expedientes administrativos e iniciativas  en los que sea preceptivo un dictamen del Consejo (Catálogo de Protección, planes, proyectos o programas...).
 
En las alegaciones se propone igualmente que puedan asistir, sin voto pero con voz, a las reuniones del Consejo los portavoces de los grupos políticos municipales, los concejales de Cultura y Patrimonio HIstórico (cuando el alcalde no delegue  la presidencia, y en caso de delegar, el  regidor municipal podrá  participar también), al igual que los concejales y jefes de servicio o gerentes de áreas, organismos autónomos o sociedades del Ayuntamiento cuando se traten asuntos que puedan afectar a sus competencias.
 
Previa solicitud al Consejo o por invitación del Consejo, la asociación pide igualmente que puedan asistir  a las sesiones representantes de asociaciones cuyo objeto esté vinculado al patrimonio cultural (y que no tengan representación con voto en el Consejo) o propietarios de patrimonio cultural y, en general, personas que acrediten ser afectados por los asuntos  abordados por el Consejo.
 
Nuestro Patrimonio anuncia que solicita formar parte del Consejo,  por su  actividad en defensa del patrimonio histórico santacrucero, catalogado o no,  incluyendo numerosas propuestas  de medidas para incentivar su protección, conservación, restauración, rehabilitación y puesta en valor;  y por el hecho de que la asociación puede aportar criterios que, gracias a la diversidad de sus  miembros,  desde la sociedad civil tratan de aunar enfoques sobre el patrimonio cultural desde los distintos valores que lo conforman o desde los que se puede abordar: sentimentales, culturales, históricos, arquitectónicos, artísticos, económicos... 
 
Por otra parte, la Asociación aprovecha esta alegación para recordar que en junio de 2017 el Pleno municipal aprobó por unanimidad una moción en la que el Ayuntamiento se comprometió a que, una vez constituido, este Consejo aborde la revisión del Catálogo de Protección teniendo en cuenta que existen informes de Servicio de Patrimonio HIstórico del Cabildo de Tenerife fechados en 2007 y 2010 que, con ocasión de la anterior revisión del Plan General de Ordenación, proponen dar un grado de protección a más de 500 inmuebles que a día de hoy no la tienen. 
 
En este sentido, cabe indicar que en el informe que esta asociación recabó de dicho servicio insular en agosto de 2017 con respecto al antiguo barrio de Miraflores, en línea con los referidos informes de 2007 y 2010 se reitera la necesidad de catalogar seis inmuebles en este ámbito que están siendo o van a ser demolidos.

 

 

Publicado en Noticias de Tenerife

Canarias Plural_

CP Cultura

 

Confía en que el Ayuntamiento capitalino cumpla el acuerdo plenario de revisar el Catálogo de inmuebles protegidos teniendo en cuenta los informes del Cabildo que proponen 500 nuevas catalogaciones.
Solicita que las asociaciones culturales estén representadas en el Consejo de Patrimonio Histórico y desea que la composición de este órgano tenga el refrendo unánime del pleno del Ayuntamiento.
 
La Asociación Nuestro Patrimonio, por acuerdo de su asamblea celebrada a finales de septiembre de 2017, reitera públicamente su preocupación por el riesgo de pérdida irreversible de inmuebles con valor patrimonial para Santa Cruz de Tenerife.
 
En este sentido, confía en se cumpla el acuerdo del Pleno del Ayuntamiento capitalino adoptado por unanimidad en junio para que el Consejo Municipal de Patrimonio Histórico, que no se reúne desde 2009, aborde revisar el Catálogo de Protección a partir de informes del Cabildo que desde 2007 proponen proteger (en su mayor parte solo fachadas) más de 500 inmuebles que, a día de hoy, pueden derribarse enteramente en la ciudad.
Nuestro Patrimonio reclama una vez más que se reactive cuanto antes dicho consejo, y solicita que las asociaciones cuyo objeto sea el patrimonio histórico estén representadas en él, que en cualquier caso sea un órgano eminentemente técnico compuesto por profesionales y expertos en la materia, y que su composición tenga el refrendo a ser posible unánime del Pleno municipal.
La Asociación muestra, con carácter general, su coincidencia con los informes del Cabildo en cuanto a la necesidad de una mejor protección, cualitativa y cuantitativa, del patrimonio histórico de la capital tinerfeña. Asimismo, exige que la denegación de una catalogación por parte del Ayuntamiento se justifique en cada caso, de forma motivada, al menos con igual grado de detalle con que el Cabildo justificó su protección.
 
La Asociación reitera su reividicación a las Administraciones Públicas, incluso con cambios legislativos, de todo tipo de medidas de fomento para incentivar la rehabilitación, restauración o conservación de inmuebles históricos debido a la carga que supone el deber de conservación y la restricción de aprovechamientos urbanísticos que puede comportar una catalogación.
 
Nuestro Patrimonio defenderá que en la reforma de Ley de Patrimonio Histórico, ya en curso, se mejore el procedimiento interadministrativo a favor de preservar los valores patrimoniales, de modo que no se repita lo sucedido en la capital tinerfeña, es decir, la gran desproporción entre las catalogaciones propuestas por un cabildo y las finalmente aceptadas por un ayuntamiento.
Publicado en Cultura