Valora este artículo
(0 votos)

Canarias Plural_

Redacción Tenerife

 

El alcalde de Tacoronte, Álvaro Dávila, considera que se trata de un “día histórico” para el municipio

 

Hoy (8 de marzo) se ha publicado en el Boletín Oficial de Canarias la convocatoria de licitación para la contratación de la ejecución de la obra del dique de protección de la rampa de varada de El Pris, en Tacoronte.  Tiene un presupuesto de 600.000 euros y un plazo establecido de ejecución, desde el inicio de los trabajos, de cinco meses.

El alcalde de Tacoronte, Álvaro Dávila, considera que se trata de un “día histórico para el municipio, el barrio y los pescadores, después de 50 años esperando”, y resalta la importancia de la obra para aumentar la seguridad de los trabajadores del mar, “evitando muchos accidentes y situaciones de riesgo”. El alcalde también recuerda que el dique será fundamental para incrementar los días de faena “y con ello mejorar la economía de las familias que viven de la pesca y de las que tienen establecimientos de restauración especializados en el pescado fresco de la zona”.

El alcalde recuerda que las duras condiciones del mar en el norte de Tenerife, “impiden que los pescadores puedan salir a faenar durante semanas, con el consiguiente impacto negativo sobre las finanzas de sus familias”. También se ven afectados los establecimientos de restauración del El Pris y de otras zonas de Tacoronte, especializados en cocina elaborada con el pescado fresco de la costa de Acentejo, “al no contar con materia prima durante muchos días”.

Dávila agradece al director de Puertos Canarios, Manuel Ortega, al vicepresidente y consejero autonómico de Obras Públicas, Pablo Rodríguez, y al presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, el cumplimiento de su palabra, haciendo realidad esta inversión tan demandada.

El dique de protección es una infraestructura demandada por los pescadores de El Pris desde hace más de 50 años, para hacer frente a los frecuentes días de fuerte oleaje que dificultan o impiden las labores de embarque y desembarque. Gracias a este dique artificial, los pescadores podrán salir al mar muchos más días, aumentando su tiempo de trabajo a unos nueve meses, en lugar de los seis actuales, con un notable impacto sobre la economía de las familias. También aumentará la seguridad y se facilitarán las maniobras a los pescadores

Se contempla la construcción de un dique de defensa, arrancando a unos 35 metros al oeste de la actual rampa de varada, en dirección norte-sur. La longitud estimada del dique será de unos 45 metros, con el objetivo de disminuir la agitación del mar, provocada por el oleaje y las corrientes, en la zona de acceso a la rampa y grúa.

Cabe recordar que el Gobierno de Canarias ha duplicado la partida presupuestaria destinada a esta obra, pasando de 300.000 a 600.000 euros, con el objetivo de hacer un dique más grande y resistente. La actuación ha ido superando distintas fases en los últimos tiempos, como el acta de adscripción del dominio público marítimo terrestre por parte de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar del Gobierno de España, o la definición de los pliegos para el proceso de licitación.