Sábado, 29 Octubre 2016
Más en esta categoría: « Las casas de La Laguna

Una ruta de lugares especiales en las Islas Afortunadas

  CP Tendencias
Valora este artículo
(1 Voto)

CP Tendencias _
Lady Vintage
Olga Ramos Hernández

LadyVintage Pic

 

Vamos a realizar hoy un recorrido por diferentes lugares de especial encanto en nuestras Islas Afortunadas. Reseñaremos algunos sitios que son de especial interés, y por qué no, nos pueden servir para la próxima escapada de fin de semana como lugar de referencia.

 

 

 

GARACHICO en Tenerife

Hotel La Quinta Roja

Este hotel se creó en la antigua casona de los Marqueses de la Quinta Roja, en el municipio de Garachico, al noroeste de la isla de Tenerife. Está construido bajo las directrices de la arquitectura doméstica del barroco insular. Data del siglo XVI, aunque tuvo que ser reconstruido a mediados del siglo XVII, la misma época en la que se concedió el marquesado por Real Cédula del Rey Don Carlos II.

A comienzos del mes de mayo del año de gracia de 1706 se produjo una erupción del volcán llamado de Trevejo, Montaña Negra o Arenas Negras. En la madrugada del día 5, siete coladas de lava descendieron por la ladera arrasando y dejando sepultada bajo la lava gran parte de la villa de Garachico, especialmente la zona del puerto. A pesar de ello no hubo víctimas mortales. La casona de los Marqueses de la Quinta Roja, nunca se vio afectada por la erupción del volcán. Debido a este desastre natural, los comerciantes empezaron a utilizar el muelle del Puerto de la Cruz, y Garachico se mantuvo como un pequeño pueblecito de pescadores. Gracias a la colada de lava que llegó al mar, el municipio ganó un pequeño territorio, entre el que se encuentra las piscinas y charcos conocidos hoy como El Caletón. En el mes de octubre de 1709, la Orden de Hermanas de la Inmaculada Concepción llegó hasta la casa del que era su protector, el marqués de “La Quinta Roja”. Se mantuvieron en ella durante 40 años, hasta que tuvieron terminado su nuevo convento.

QuintaRoja

 

 

Si acudimos a este hotel, podremos disfrutar de amplias habitaciones, en tres modalidades, doble estándar, doble plus y junior suite. Está situado en la zona más céntrica de la villa, cerca de las piscinas de El Caletón, y podremos hacer uso de sus bicicletas de montaña para realizar paseos por los espacios colindantes a la villa, y de los servicios de Spa que incluye el hotel. Es un hotel con encanto en una villa muy especial, en el que seguro disfrutaremos de unos días inolvidables.

La villa de Garachicho

Garachico es uno de esos típicos pueblecitos canarios que mantienen el encanto tradicional marinero, tiene numerosos rincones que no debemos dejar de visitar. Por ejemplo un frondoso parque llamado “La Puerta de Tierra”, en el que podemos encontrar especies exóticas que hacen de este lugar un pequeño y pintoresco pulmón verde en la villa.

Otro de los puntos a destacar en el municipio de Garachico, es la Ermita de la Virgen de Nuestra Señora de Los Reyes, que data del siglo XVI. Aunque fue retocada en el año 1706, tras las lavas del volcán de Trevejo, que destruyó la ermita, de la que se pudieron rescatar algunas imágenes y pinturas.  Se diferencia de la arquitectura habitual de los recintos religiosos isleños, en que la puerta de entrada a la ermita se presenta adintelada. En su interior, encontramos un artesonado mudéjar. La imagen que da nombre a la ermita, es una pequeña representación, en la que aparece María sosteniendo al Niño, acompañados éstos por los Magos de Oriente.

No debemos olvidar la visita a la Parroquia de Santa Ana, parroquia matriz de la villa, uno de los más bellos templos de la isla de Tenerife. Construida en la primera mitad del siglo XVI, se comenzó por edificar el presbiterio, y en los años posteriores se fue ampliando por orden de los diferentes obispos. Esta iglesia también fue afectada por la erupción del volcán, por lo que posteriormente tuvo que ser reconstruida. En el retablo de la Capilla Mayor, se encuentra la pieza cumbre de esta parroquia: El Crucificado, de Martín de Andújar (siglo XVII), Cristo de marcado carácter dramático. A su lado en el retablo se venera la imagen de la patrona de Garachico, Santa Ana, del escultor grancanario Luján Pérez.

En referencia a la arquitectura militar, podemos encontrar el Castillo – Fortaleza de San Miguel, cuya construcción data del año 1575. Castillo de planta cuadrada, con un conjunto de almenas que incluyen garitas voladas en las esquinas, y espadaña central blanca. Podemos entrar en su interior, y encontrar dos habitaciones abovedadas, desde las que por medio de una escalera subimos a la plataforma de combate. Éste es un lugar propicio para contemplar El Caletón. El castillo se salvó de  la erupción, y actualmente alberga el Centro de Información Patrimonial.

Otro punto a visitar en Garachico es el Museo de Arte Sacro, en la trasera de la ya citada iglesia en honor a la patrona, Santa Ana. Presenta una interesante muestra de obras datadas del siglo XVII. El museo permanece abierto sólo los fines de semana.

 

YAIZA en Lanzarote

Los Hervideros

Es éste un lugar muy especial para mí. Un lugar que con su solo recuerdo me transfiere paz en los momentos en que la he necesitado, como alguien me sugirió en la primera visita que realicé a este lugar. Pertenece a un triángulo paisajístico en el que se engloban las Salinas de Janubio, Los Hervideros y el Charco de los Clicos. Localizado en la costa suroeste de Lanzarote.

Las Salinas de Janubio datan de 1895 y ocupan una superficie de 440.000 metros cuadrados en los que se produce sal por medio del lago central que coge sus aguas de la cercana costa. Antiguamente en éste lugar se cultivaba trigo, maíz, centeno y cebada. Resulta majestuoso contemplar el contraste de la sal con la arena negra de la cercana playa de Janubio.

Hervideros

 

Podemos llegar a Los Hervideros gracias a una estrecha carretera diseñada por César Manrique. Pertenecen al peculiar paisaje costero de la costa suroeste de la isla, fruto de la erupción de Timanfaya, el rápido enfriamiento de la lava al entrar en contacto con el agua, y la acción erosiva que producen las olas al contacto con la roca. En éste lugar podemos observar el resultado de la actuación conjunta de las cuevas submarinas, recovecos morfológicos y la bravura del mar, que provocan un espectáculo visual y sonoro inigualable.

Vayamos ahora al Charco de los Clicos. Es ésta una laguna verde, dentro de una playa de arena negra. Está localizada en el centro del cráter de la montaña del pueblo de El Golfo. La coloración de la laguna, cuya agua se filtra del mar, se debe a la acumulación de un alga llamada ruppia marítima. En los morros de la montaña de El Golfo, se puede apreciar la inmensidad de la laguna desde su mirador. No debes dejar de acercarte hasta la playa y disfrutar del misticismo de este lugar.

Yaiza

Yaiza es un nombre guanche, cuyo significado es Arco Iris. Yaiza fue la mujer del príncipe Tiguafaya, quien le da nombre al Parque Nacional de Timanfaya. Éste es el municipio más meridional de Lanzarote. Engloba diferentes espacios naturales protegidos en parte, el Parque Nacional de Timanfaya, los monumentos naturales de los Ajaches y los Halcones, el parque natural de los Volcanes, el paisaje protegido de La Geria, resaltar que el uso más característico que se hace de este espacio es la plantación de viñas que para su desarrollo utilizan las posibilidades que ofrece lapilli como retenedor de la humedad, de donde salen algunos de los mejores caldos canarios. También encontramos dentro del municipio de Yaiza el sitio de interés científico Janubio, y los que ya hemos tratado antes, Charco de las Clicas, y los Hervideros.

En este municipio vamos a encontrar un misterio en torno a lo que hoy se conoce aún por los mayores como la Playa de la Cruz, cerca del Castillo de las Coloradas o Torre del Águila, único elemento defensivo que se construyó en el sur de la isla de Lanzarote. Desde allí se observaba hasta hace algunos años la evolución  de una bola de luz que de repente salía del mar y se metía al interior de la isla, haciendo un círculo hasta regresar a las profundidades marítimas. La tradición cuenta que la luz es el alma en pena de un marinero que cogió una cruz, e hizo leña con la madera de ésta, por lo que fue condenado para la eternidad.

Casa el Morro Uga

Este alojamiento rural de particular encanto está situado en una colina, desde la que podremos disfrutar del paisaje lunar que rodea al pueblo de Uga, el Parque Nacional de Timanfaya y las montañas de Femés. Construída en el siglo XVIII, sigue el modelo de arquitectura rural de la zona. Consta de cinco habitaciones independientes, dispuestas alrededor de un patio. En ella podremos disfrutar de unos días de relax imbuyéndonos del aire tranquilo y sosegado de la isla de Lanzarote.

 

El Hierro y sus miradores

Vamos a hacer ahora un recorrido por algunos de los miradores de la isla vertical de El Hierro.  Comenzaremos por el Mirador de La Peña, diseñado por César Manrique a principios de los años 80. Se encuentra en el municipio de Guarazoca. Fue declarado Bien de Interés Cultural, y es el mirador más visitado. Está situado sobre una caída libre de más de mil metros de la Fuga de La Goreta, y a sus pies, el valle de El Golfo. Por estos riscos, transitaban hasta hace no mucho tiempo, los pastores con la ayuda de una pértiga de madera. En el interior del restaurante-escuela que se sitúa en este mirador, puedes degustar alguno de los platos de la gastronomía local.

Vayamos ahora al Mirador de Jinama, junto a la Ermita de la Caridad, al oeste de San Andrés, en el centro-oeste de El Hierro. Desde una altura de 1230 metros se puede disfrutar de una magnífica vista de la bahía de El Golfo, los viñedos de esta zona de El Hierro, y las plantaciones de piña y plátano. Desde este lugar parte uno de los senderos más ancestrales de esta isla, el llamado Camino de Jinama, que nos llevará hasta La Frontera.

Jinama

 

La ermita que encontramos junto a este mirador, está encomendada a la Virgen de la Caridad, la cual protege este camino real. Su oratorio se construyó allá por el año 1924 con las aportaciones hechas por habitantes de San Andrés, Isora y de emigrantes a Cuba. La virgen fue llevada a esta ermita desde la iglesia de San Andrés. Este camino une la región más fértil de la isla con la meseta de Nisdafe, que acoge el árbol sagrado del Garoé. Por este camino se trasladaban los herreños dos veces al año para lo que se llamaban “Las Mudadas”, pues casi toda la población de la isla se trasladaba al Valle del Golfo, y con ellos llevaban todos sus enseres y animales.

Ahora nos dirigimos al Mirador de Malpaso, el punto más alto de la isla, elevado 1501 metros sobre el nivel del mar. Su nombre no es gratuito, viene referido a que este punto era un lugar de paso ficticio para la población herreña. La isla se encontraba dividida por una línea imaginaria, que separaba dos mundos apartados, hasta la construcción del túnel bajo el mirador de La Peña. Por un lado Valverde y por otro Frontera, y como única vía de comunicación la pista que pasaba por este punto. Es un paso obligado por el que se desarrolla la Bajada de la Virgen de Los Reyes, patrona de la Isla de El Hierro.

Partamos ahora hacia el Mirador de Bascos. La ubicación de este mirador en lo alto de un acantilado de imponente altura permite dominar todo el valle de El Golfo, hendidura de 15 kilómetros de ancho. Desde este mirador podemos divisar el pueblo de Sabinosa, el balneario Pozo de la Salud, los caseríos de Frontera, los Roques de Salmor y en los días claros, podremos divisar la isla de La Palma desde este punto. El mirador es un pequeño círculo de roca volcánica colocado en lo alto del precipicio. Los árboles de la zona están inclinados por el viento, las rocas y ramas se cubren por líquenes multicolores, lo cual ofrece al lugar un aspecto mágico. A un kilómetro de este punto, podemos encontrarnos las sabinas retorcidas, en la zona de la Dehesa, características de esta Isla del Meridiano.

Llegamos en nuestro recorrido al penúltimo de los miradores que vamos a disfrutar, el Mirador de Tanajara. Este mirador ofrece la posibilidad de contemplar gran parte del municipio de El Pinar, en una panorámica de 360 grados. Al norte del mirador, encontramos la gran corona forestal de pino canario. Las Casas y el acantilado que forma Las Playas se encuentran al este. A los pies del mirador, El Gusano, junto con Taibique. Si miramos hacia el sur, podemos ver en la lejanía La Restinga.

Y por último llegamos al Mirador de Las Playas, el paisaje que podemos divisar desde esta atalaya es llamado por los herreños “letimes”, un lugar donde la orografía no nos permite avanzar más, pero sigue habiendo isla. Este lugar es fruto de un derrumbe gravitacional que ha provocado en esta zona del este de la isla, una forma dentellada. El acceso a la zona de Las Playas se hacía en tiempos pasados por caminos agrestes con fines agrícolas, ganaderos y marinos. Hoy hay un sendero no apto para cardíacos.

Una buena opción para alojarnos en El Hierro tras nuestra ruta por sus miradores, es el Parador Nacional de El Hierro, donde podremos relajarnos tras nuestro recorrido. Está enclavado entre la montaña y el mar azul, un paraíso de contrastes de lava y mar. Podrás disfrutar de paseos por su jardín volcánico, mientras las olas hacen un efecto de humidificador natural a tu paso. Está localizado en la zona de Las Playas, y sigue la construcción típica de las casonas en las islas. Un ambiente agradable en el que terminarás de enamorarte de esta bella y paradisíaca isla. 

Modificado por última vez en Sábado, 29 Octubre 2016 08:49