Sábado, 15 Septiembre 2018 17:34

Ciencia Vs Iglesia

BannerC.Atlantes

Ciencia Vs Iglesia

 

Con la Iglesia hemos topado, o al menos con su persistente afán por ocultar lo oculto, y mostrar lo que muchas veces no puede ser explicado.

Esta semana recupero un amplio resumen de la entrevista mantenida hace un tiempo con el magnífico y reputado investigador, Moisés Garrido, autor de grandes libros, entres los que se encuentra “Credo quia absurdum”, publicado en 2014, y que afronta el asunto que nos ocupa hoy. Las creencias religiosas se basan en creer en cuestiones que nos resultan absurdas para nuestra lógica humana. La Santísima Trinidad, la virginidad de María, la existencia de Cristo y muchos patrones que no encajan en los esquemas racionales.

Moisés, ¿el Vaticano, tiene en el paquete más mentiras que verdades?

- Pues lamentablemente, sí. Porque ha utilizado la mentira como una forma de control de la sociedad y los pueblos a lo largo de la Historia, y ya desde los primeros Concilios. Mucha gente cree que alguna de las creencias sobre Jesucristo y la Virgen María, tienen una base bíblica, y realmente no es así. Muchas de las ideas que hoy se tienen a nivel Cristológico y Mariológico, nacen en los Concilios Ecuménicos, entre el siglo IV y V. Ahí es donde surgen muchas de las ideas que hoy se defienden, y que se desarrollaron a nivel de votaciones, donde había sobornos, donde había tramas, donde había incluso asesinatos por defender ciertas ideas y erradicar otras.

¿Podríamos decir que la Biblia es una novela?

 - La Biblia no es un libro histórico, es un libro apologético, teológico, cargado de mitos, que han bebido de otras fuentes, y con muchas cosas que luego se han añadido a posteriori por parte de los padres de la Iglesia. Hay muchas interpolaciones y libros que en un principio se consideraron apócrifos, luego fueron aceptados. Y otros que en principio fueron aceptados, después se consideraban apócrifos.

Por ejemplo, sabemos que no solo hay cuatro Evangelios, sino que hay varias decenas de Evangelios, que no tienen más viso de credibilidad estos cuatros que los que fueron rechazados, o nula credibilidad, en cuanto a materia histórica. Y ciertas ideas que hoy tenemos de Jesús y María, no tienen una base bíblica, sino que fueron decretados mediante votación en esos Concilios, como he dicho antes, sobre todo en el Concilio de Nicea, Constantinopla, Éfeso y Calcedonia, en los siglos IV y V.

Ahí se establecen dogmas como la naturaleza divina de Jesucristo, la virginidad de María, entre muchas otras cuestiones teológicas. Lo curioso es que a veces los obispos que se reunían en esos concilios, defendían o atacaban dichas ideas a base de muchas tramas, y de muchas cuestiones que hoy nos llevarían las manos a la cabeza. Había muchas tendencias cristianas, estaban los arrianos, estaban los dogcetistas, los monofisistas, los adopcionistas, y un montón de grupos, cada uno con una interpretación particular de la figura de Cristo, y algunas de esas interpretaciones eran diametralmente opuestas. Hasta que luego triunfó la Iglesia Paulina cuando Constantino I el Grande, la estableció como una religión más del Imperio Romano, el Cristianismo.

¿Quedan tantos enigmas religiosos por destapar?

- El problema es, ¿a qué llamamos milagro? Porque claro, para una persona que no tenga conocimiento de estas cuestiones desde un punto de vista científico, una cosa extraña que observe en una supuesta aparición mariana, viendo al vidente en trance y observa que le aparecen estigmas en las manos, y en la frente… para esa persona es milagro. Pero si se observa bien, puede ser un fraude deliberado, o un fenómeno psicosomático. Se conoce en psicodermatología, este fenómeno de la estigmatización, de las dermografías, y se estudia desde el contexto de la psicosomatosis cutánea. Hay que ver todas estas cuestiones, todo lo que son las experiencias místicas, no solo desde la Fe, y desde la piedad popular, sino desde la psiquiatría, y la neurobiología que nos está dando respuestas a muchos de estos enigmas. Por ejemplo, en el caso de Santa Teresa de Jesús, encontramos elementos para pensar que sufría un tipo de epilepsia […] Las cosas hay que examinarlas en profundidad, con mente científica, racional… si no la tiene tampoco hay que dar ese salto cuántico, de pensar qué es sobrenatural.

¿La ciencia ortodoxa no se ha preocupado debidamente de este tipo de fenómenos?

- Hoy en día hay una mayor apertura, mayor interés por parte de científicos, de hecho está ahí, la neuroteología, de la que hablo en mi libro “Credo qui absurdo”, la neurociencia de lo espiritual, que es una disciplina científica que hoy día se está encargando de estudiar las estructuras cerebrales que operan durante las experiencias místicas, o que potencian la Fe. Se están haciendo investigaciones muy reveladoras en ese sentido.

Lo que está claro es que nuestro cerebro de alguna manera está programado para creer en Dios, sirve como un mecanismo para mitigar el temor que tenemos a la muerte, y eso está tan arraigado, esa creencia la tenemos ya tan dentro de nosotros mismos, en nuestra mente, que podemos considerar que la religiosidad forma parte ya de nuestro sistema cognitivo, igual que la música, que el  lenguaje, que las matemáticas, y hoy ya se conocen que estructuras del cerebro están muy ligadas a la experiencia mística con estudios muy buenos hechos por neurocientíficos, sobre el sistema límbico, el hipocampo, la amígdala, y también son muy conocidas las investigaciones del Dr. Michael Persinger sobre el lóbulo temporal , estimulando eléctricamente, y produciendo visiones muy similares a las que tienen los místicos. Por lo tanto la Ciencia al fin está entrando en este terreno.

La relación de Pío XII y Hitler, ¿una alianza complicada, difícil de entender, no?

- Ese es un episodio oscuro, el del apoyo del Papa Pío XII a Hitler y a su régimen nazi, un silencio por parte del Vaticano, que debería hacer estremecer a cualquier católico de bien […] Cuando estaba Pío XI como Papa, ya habían negociado un concordato con Hitler, y este se aprovechó de ese concordato, firmado con Roma, y el clero alemán. Creo que ahí, Pío XII cometió un error, al silenciar las atrocidades nazis.

Moisés, ¿los exorcismos son un invento, un circo, o tienen algo de verdad?

- Ahí ha estado durante siglos actuando esa forma de vencer al diablo. Yo creo que la idea del diablo forma parte de la superstición cristiana, aunque también se da en otras religiones. Ha utilizado la Iglesia sin duda la figura del diablo, para mantener su negocio durante dos milenios, y el exorcismo es una manera fea, un método, que puede servir realmente para la persona que cree que está poseída, pero que a veces produce más daño que beneficio. Yo creo que las supuestas posesiones diabólicas deben tratarse desde un punto de vista psicológico y psiquiátrico, y no a base de exorcismo.

Publicado en Crónicas Atlantes

© Crónicas Atlantes / Juanca Romero Hasmen

No es la primera vez que presumo de conocer a los mejores investigadores y escritores en los diferentes campos de estas cosas raras a las que llamamos de forma genérica, misterios. Cierto es que cuesta mucho diferenciar a ojos del profano, quienes son auténticos divulgadores y rastreadores, distanciándolos de los cafres lamedores de la mentira y cultivadores de la verborrea gratuita. Además, cuando nos enfrentamos a temas próximos a conceptos alienígenas, la criba que debemos hacer debe ser mucho más exigente. Hace muy pocos días he tenido una amplia charla con Moisés Garrido, infatigable buscador de respuestas al que admiro, respeto y le tengo en muy alta estima por su seriedad y rigor en todo lo que hace, siendo capaz de poner sobre las llagas, tantos dedos como haga falta. Acaba de publicar su nuevo libro bajo el sello Diversa Ediciones, con el título OVNIS, del espacio exterior al espacio interior. Junto a unos cuantos cafés y cientos de libros y archivadores, hablamos sobre este denso e interesante trabajo.

Alien¿Podrías explicarnos brevemente en qué consiste el concepto “Paraufología”?
- Es un término acuñado por el ufólogo Jerome Clark a mediados de los años 70, aunque su principal artífice fue Jacques Vallée a través de su influyente obra Pasaporte a Magonia. Es un campo de estudio un tanto heterodoxo que busca la simbiosis OVNI-Mente, teniendo en cuenta la dimensión psíquica y los elementos parafísicos que subyacen tras ciertas experiencias OVNI, sobre todo, en los "encuentros cercanos" y las abducciones. Para mí, es la línea más acertada a la hora de profundizar en los aspectos subjetivos, arquetípicos y absurdos del Fenómeno OVNI. Me parece un enfoque muy revelador, a diferencia de los postulados de la ufología clásica, siempre orbitando en torno a presuntas visitas alienígenas. Creo que la clave está en el "factor humano" y en su posible interconexión a nivel mental con otras realidades alternativas (hipótesis interdimensional).          

¿Sólo de estrellas y planetas vive el OVNI? - Afortunadamente, cada vez menos. Es importante enfocar el tema OVNI desde otras perspectivas que no sean siempre las mismas, erróneas en muchos casos. Está claro que la hipótesis extraterrestre (HET) ha calado hondo en nuestro imaginario colectivo desde los inicios de la era moderna de los "platillos volantes". La influencia ejercida por la ciencia-ficción y el cine ha sido enorme. Y no digamos la influencia de los propios ufólogos. Hoy, hay una actitud más crítica y menos crédula. Se están revisando casos antiguos y se cuestionan los postulados de la ufología tradicional, que siempre ha buscado en las estrellas respuestas a este fascinante enigma. Y, quizá, la respuesta no esté a años-luz, sino más cerca de lo que pensamos... 

 

Acabas de publicar OVNIS: DEL ESPACIO EXTERIOR AL ESPACIO INTERIOR. ¿Un libro herético a ojos de la ufología clasista o mal llamada purista? - Eso me temo, porque hago una crítica historiográfica, cuestionando muchas cosas que, durante décadas, se han defendido sin justificación alguna. La HET deja muchos interrogantes pendientes. Se ha convertido en un sistema de creencias. Hay demasiado dogmatismo en ufología. Parece que si cuestionas la HET estás cuestionando la realidad del Fenómeno OVNI. Y ya te conviertes en un hereje para los más puristas. Craso error. El verdadero investigador OVNI ha de examinar todas las hipótesis con mente abierta, pero a la vez con espíritu crítico. Tener en cuenta no solo los "pro" sino también los "contra". Y, sobre todo, explorar también este asunto desde la psicología profunda, la antropología, la sociología, etc.  

¿El gran enemigo del fenómeno ovni es la ufología de titular o “Googleriana”?
- Por desgracia, sí. La ufología ha cometido y sigue cometiendo muchos errores. Y también se ha perdido el contacto con los testigos, lo cual es vital. Aunque es importante la labor de gabinete y saber utilizar correctamente las herramientas que hoy nos ofrece internet y las nuevas tecnologías, el investigador OVNI se lo tiene que currar, tiene que estudiar mucho, adquirir amplios conocimientos de distintas disciplinas, estar en contacto con científicos, técnicos y organismos como centros meteorológicos, el INTA, etc. No se puede hacer una investigación recurriendo solo a Google como muchos hacen. Eso se ha convertido en un mal endémico. Hay pereza intelectual y también aventurera.    

¿A lo largo de la Historia, muchos avistamientos ovnis fueron interpretados como dioses tecnológicos? - Era de esperar. Ya lo dijo Jung: los extraterrestres son los nuevos dioses tecnológicos. Y así ha sido. Aparte del trasfondo mesiánico y milenarista que hay tras los OVNIs, se ha abusado por parte de los ufólogos de querer interpretar cualquier enigma del pasado en clave ufológica. Esa "neo-hermenéutica" se ha convertido en una especie de religión laica. Se atribuye a los presuntos alienígenas casi todo lo que no entendemos. Y todas aquellas pinturas y obras arquitectónicas del pasado que nos parecen extrañas e impresionantes, pensamos que fueron hechas por civilizaciones alienígenas muy avanzadas. En mi libro, desmitifico ese enfoque astroarqueológico. El hombre del pasado no era tan atrasado como creemos. Fue capaz de hacer cosas sumamente sorprendentes. Supo usar muy bien su cerebro. No necesitaba de ayuda foránea.      

Vírgenes aparecidas… ¿sinónimo de apariciones alienígenas? - Conviene aclarar eso... Que exista una interrelación entre los OVNIs y las apariciones marianas, no significa que esa presunta figura celestial que se aparece como la Virgen María sea una alienígena. Desconocemos el origen y la naturaleza de estas manifestaciones de carácter anómalo. Puedo plantear que tengan, quizá, un origen interdimensional. Entidades que coexisten con nosotros y que se manifiestan bajo determinadas circunstancias. Pero lo planteo a modo de hipótesis. Lo que está claro es que la interpretación que se hace de esas visiones varía dependiendo del contexto social, cultural y religioso. Y eso determinará que para unas personas se trate de una aparición sobrenatural y para otras sea un ser de otro planeta. Para mí, no es lo uno ni lo otro. 

¿Por qué hace cinco décadas los ovnis eran simples platillos, y en la actualidad totalmente psicodélicos y sofisticados en su apariencia? - Cuestión de modas... Adaptamos un fenómeno desconocido a las ideas que tenemos en esos momentos sobre lo tecnológico, lo espacial, lo futurista... Proyectamos elementos de nuestro inconsciente, individual y colectivo. La ciencia-ficción anticipó las ideas sobre las formas de los OVNIs, qué  duda cabe. Hoy día es raro concebir que los OVNIs son naves de chapa y tornillos como lo fueron las naves adamskianas. Actualmente, con tantos nuevos conceptos sobre los viajes hiperlumínicos, saltos dimensionales, física de plasma, etc., parece que también los OVNIs se han adaptado y aparentan ser objetos plasmoides, haces lumínicos, etc. Ahora bien, queda por saber si el fenómeno se mimetiza transitoriamente —y, en tal caso, hablaríamos de una inteligencia y una intencionalidad adaptativa—, o somos nosotros quienes "adornamos" ese fenómeno con elementos propios de nuestra cultura, creencias, etc.     

Tenemos evidencias de ovnis “made in Tierra”, pero… ¿para cuándo las evidencias extraterrestres? - ¡Eso me pregunto yo! Hoy, con los conocimientos que ya se manejan en astronomía, cosmología y exobiología, y sabiendo que la vida se abre paso en circunstancias muy adversas, como ocurre con los extremófilos, no es ningún disparate decir que la vida abunda en el universo. Y no solo eso, sino que es muy probable que exista vida inteligente y que haya podido alcanzar niveles superiores de consciencia. Se infiere, pues, que haya vida extraterrestre aunque aún no tengamos evidencias. Pero hay un problema astronáutico detrás: las enormes distancias que nos separan a nivel interestelar, y no digamos intergaláctico. Es difícil que puedan llegar hasta aquí, pero no improbable. ¡Ojo! No descarto que eso haya podido ocurrir alguna vez a lo largo de nuestra historia. O que pueda ocurrir mañana. ¿Quién sabe? Pero lo normal es que esa comunicación se produzca en la distancia. Y en eso está trabajando desde hace décadas el Proyecto SETI. El día que eso ocurra, será el acontecimiento más trascendente de la historia de la humanidad. 

LIBRO DigitalRoswell, ¿la verdadera mentira de una verdad? - A día de hoy, dudo totalmente de la realidad del caso Roswell. Me parece que todo fue un montaje orquestado por los militares. Una cortina de humo. Una manera de desviar la atención. Me parece ingenuo pensar que allí, cerca de una base militar, se ha estrellado una nave de otro mundo. En mi libro ahondo en la cuestión y desmitifico esa y otras historias de presuntos OVNIs estrellados.

¿Qué opinión te merece la relación entre abducción y sexo? - El mito del comercio carnal entre seres humanos y seres sobrenaturales (ángeles, demonios, hadas...) se ha dado a lo largo de la historia y en todas las culturas. En el Génesis bíblico, y en otros textos sagrados, aparece reflejado. En las crónicas demonológicas de la Edad Media, también. Y no podía faltar en los presuntos encuentros con extraterrestres. El rapto es un tema recurrente. Los mitos no mueren. Siguen vivos. Otra cosa es la interpretación. Y en las abducciones, hallamos muchos relatos de contactos sexuales, experimentos genéticos, razas híbridas, etc. Son imágenes arquetípicas que descansan en lo más profundo del psiquismo humano. Y se proyectan en sueños o en experiencias anómalas, bajo determinados estados alterados de conciencia. Es otro asunto al que dedico un amplio capítulo.

¿La gran mentira OVNI? - Sin duda, la presunta ocultación OVNI. El secretismo oficial no encierra ningún secreto capaz de cambiar la historia, como creen los conspiranoicos. Cuando consultamos los documentos desclasificados, ya sea por la CIA o por el MOA (Mando Operativo Aéreo) del Ejército del Aire español, vemos que no aportan nada que no sepamos. No tienen ni idea sobre el origen y la naturaleza de tales fenómenos. La ocultación se ha debido exclusivamente a un asunto de seguridad nacional, control de la información y posterior intoxicación. Pura estrategia. ¿Interesan los OVNIs y la parapsicología a los servicios de inteligencia? Sí. Pero eso no quiere decir que sepan más de lo que pueda saber un investigador civil. Hay buenos casos entre esos legajos, pero también mucha morralla y recortes de prensa. Y en el caso español, muchos datos erróneos y conclusiones peregrinas e injustificadas. Por tanto, para mí la gran mentira OVNI es creer que los gobiernos nos ocultan información valiosa respecto a las presuntas visitas de seres extraterrestres. Mito puro y duro propagado como un virus.

¿El expediente más desconcertante por inexplicable? - El incidente protagonizado por Adrián Sánchez, testigo que he tenido la suerte de entrevistar en profundidad, aunque particularmente prefiero aquellos "encuentros cercanos" con visión de humanoides que poseen ingredientes parapsicológicos. He estudiado casos de primera mano y son los que me parecen más significativos, debido a su alto índice de extrañeza.  

¿Es tu libro, OVNIS: Del espacio exterior al espacio interior, un bálsamo de optimismo en el adormecido universo de la ufología? - Es lo que he intentado y espero haber conseguido. Los lectores dirán...  

Publicado en Crónicas Atlantes