Miércoles, 28 Marzo 2018

SEMANA SANTA…

 
Valora este artículo
(1 Voto)

CP Opinión_

Juan Antonio Gómez Jerez

 

La Semana Santa es una de las celebraciones más importantes del mundo católico, eso sin duda.

Se rememora como todos sabemos la pasión y muerte de Cristo. Pero yo recuerdo una Semana Santa en la que todo era diferente a como es hoy. No se comía carne, se acudía a las procesiones, no se podía oír música alegre, la televisión sólo ponía música sacra, y es que claro, solo había un canal…

Se puede estar más o menos apegado al sentimiento de esta Semana Santa, eso depende mucho de la educación religiosa que se haya tenido, y a veces ni siquiera eso, hay mucha gente no practicante que vive la Semana de Pasión como algo que va más allá del propio corazón; cosa que me parece tan respetable como pasarse la semana en la playa.

Pero, yo quería hacer una breve reflexión de lo que podríamos hacer y que creo no cuesta mucho. Esto es como Navidad, todo el mundo se quiere y se respeta, ¿Y el resto del año?

Creo que estamos en un buen momento para reflexionar, dado que el mundo está atravesando por una situación bastante delicada, que a mí personalmente me preocupa.

Podemos ver cada día en las noticias, como sucede todo lo que está aconteciendo y como el morbo televisivo hace que la gente ya se quede impasible ante tanta desgracia, aunque no estemos pasándolo nosotros, eso que se ve en la TV es realidad.

Muchos estamos inmersos en nuestras cómodas vidas, pero ciertamente están sucediendo cosas, y aunque parezcan sacadas de una película, son ciertas y hay mucha gente que lo pasa mal.

Claro que no podemos hacer mucho, eso es verdad. Muchísimas de esas cosas no solo no están a nuestro alcance emotivo sino que tampoco están a nuestro alcance físico.

SEMANA SANTA 12Lo que sí tenemos a nuestro alcance, es estar bien con la gente de nuestro propio entorno, familia, amigos, compañeros… ¿Para qué estar alimentando problemas y conflictos que solo hacen mal a los demás y a uno mismo?  Podremos no comer carne, ir a todas y cada una de las procesiones, arrodillarnos ante JESÚS… pero si nos quedamos en eso, es casi preferible mejor no hace nada más. ¿Para qué?

Yo no quiero estar a un lado o al otro, prefiero estar en ese borderline que me permita ver las cosas con algo de objetividad.

Pero sí me gustaría recordar algunas cosas que podríamos hacer entre todos, ahora que parece que hay una temporada de buena predisposición.

La Semana Santa para muchos de los cristianos debería ser un tiempo para pensar y reflexionar, eso nunca está mal, sobre todo analizar cómo somos y cómo hacemos, y si vamos en el buen camino, en el camino de ser buenas personas.

Podemos aprovechar para leer, aprender, conversar y dar cariño a nuestros más allegados, pero también para ver y oír los problemas de otros, ayudar en lo que se pueda y dar gracias por todo lo que tenemos.

Es importante aprender a agradecer todo lo que hemos vivido y todo lo que tenemos, a pesar de que no todo sea como queramos, no hablo de conformarse, sino de agradecer lo que se tiene. VALORAR.

Si queremos hacer una oración, que nunca viene mal, podríamos aprovechar para lanzar un deseo desde el corazón, para pedir por todos y cada uno de nosotros, por la paz en todos y cada uno de los lugares del mundo y por supuesto por la salud y bienestar de todos nosotros, incluido uno mismo.

Me gustaría que los buenos sentimientos y deseos, no vinieran una o dos veces al año, sino que, fuera una actitud natural y normal todos y cada uno de los días. Si no empezamos nosotros, nunca habrá cambio y todo seguirá de la misma forma… ¿Por qué no lo intentamos entre todos?

Sería una verdadera pena dejar pasar otra oportunidad…