Miércoles, 22 Marzo 2017
Más en esta categoría: « Mi fobia a los “…istas”

SOLIDARIDAD

  CP Opinión
Valora este artículo
(0 votos)

CP Opinión _

Luisa Chico

LuisaChico PicA veces me paro a pensar en cuánto de responsabilidad tenemos en el declive de esa sociedad que tantas veces criticamos como si fuese algo que no tiene nada que ver con nosotros.

Lo fácil, lo más fácil y lo que hacemos continuamente, es quejarnos del Gobierno como si éste fuese un Dios todopoderoso con poderes infinitos, capaz de paliar o impedir cualquier catástrofe, cualquier problema, cualquier imprevisto… Que la mayoría de los gobernantes solo miran para su propio bolsillo es algo que no hace falta saber de economía o política para estar al tanto, pero tampoco pienso que sean ellos los únicos que hagan eso, seguramente aquellos que los critican continuamente, culpándolos de todo, harían lo mismo en su situación o quién sabe si incluso harían cosas peores, aunque se nieguen a asumirlo ante sí mismos.

Por eso hace mucho que dejé de culparlos de todo lo que acontece porque pienso que, de alguna forma, yo también contribuyo a que esta sociedad no salga adelante como debería. Lo hago desde el momento en que pongo mi papeleta en las urnas en cada elección de nuevo Gobierno, hasta en no hacer el esfuerzo necesario para ayudar en mi entorno a los más desprotegidos.

Tratando de paliar en parte mi despreocupación, aparente, por lo que pasa a mi alrededor, un día se me hizo grande en la mente una palabra: SOLIDARIDAD. Al hilo de ella comencé a intentar ayudar, dentro de mis posibilidades, a alguna ONG, a alguien que sabía que pasaba por un mal momento… en fin, traté de ser solidaria con mi entorno y de paliar lo que modestamente pudiera de aquello que impedía a la gente vivir y ser feliz. Ahora, a esa satisfacción personal y a ese alivio para mi conciencia, se ha unido el orgullo de ver crecer en mi entorno ese deseo de solidaridad continuamente, lo cual me hace muy feliz.

CulturaHambrePocas veces me he sentido tan orgullosa de un colectivo como lo estoy de Alisios de verso y prosa. Mis chicas (y nuestro chico) han pasado de ser un grupo de escritores aficionados que se reúnen una vez por semana para compartir sus trabajos literarios, a ser un grupo solidario con todo aquello que implique ayudar a nuestros semejantes menos afortunados que nosotros a seguir adelante con una sonrisa. Prueba de ello (aunque no la única) es el evento solidario que organizamos en estos momentos: «La cultura contra el hambre», en el que pretendemos recaudar fondos para reponer las despensas de la Asociación Kairós, quienes mes tras mes reparten alimentos entre las familias más necesitadas del municipio de Santa Cruz.

Por si necesitásemos una prueba de que los buenos sentimientos avanzan como un alud la organización de ese evento es prueba evidente de ello. Lo que comenzó por ser una simple idea mía, mi cabeza no para de idear cosas que puedan ayudar a los demás, fructificó enseguida en un deseo unánime por parte del grupo en hacerlo realidad y nos pusimos manos a la obra, con lo que fue como si impulsáramos una bola de nieve cuesta abajo por una pendiente pronunciada. Sabíamos que en nuestro entorno había mucha gente de la cultura lo suficientemente solidaria como para prestarse a participar en dicho evento, lo que nunca imaginamos era que a ellos se unirían otros con los que no habíamos contado, en principio, por no ser tan cercanos al grupo, y que la bola iría creciendo más y más hasta convertirse en un macro evento por el que pasarán ese día, 27 de abril, más de 20 artistas, escritores, poetas y cantautores, que pondrán su granito de arena (en este caso de arroz) para que aquellos menos afortunados puedan comer. También se han unido, donando sus trabajos para el sorteo, pintores, escultores, artesanos, fotógrafos, editoriales, maquilladores… en total el equipo colaborador pasa en estos momentos de 40 personas SOLIDARIAS con deseos de que todo salga lo mejor posible. Todo lo relativo a este evento pueden encontrarlo en las redes sociales.

Pero sirva hoy mi reflexión desde la orilla para agradecer tanta SOLIDARIDAD a todos aquellos que lo están haciendo posible. Somos conscientes de que nuestra modesta aportación no va a solucionar los problemas de esta sociedad, pero si todos arrimamos el hombro con pequeños gestos solidarios si conseguiremos, al menos, paliar en lo posible estas situaciones límites que por desgracia conviven con nosotros cada día, aunque muchos prefieran mirar a otro lado para no sentirse culpables.

Hoy, desde mi orilla virtual, quiero dar las gracias a mi familia de letras de Alisios de verso y prosa: Matale Arozarena, Carlota Sosa, Mercedes Reyes, Pilar Durán, Emma Coello, Mercedes González, Teresa Terán, Candelaria González, Carmen Margarita González, Rosa Hernández, Francisco Murcia, Carlos Chico y Chema Muñoz, sin cuyo apoyo y trabajo este proyecto nunca habría visto la luz. Así como también a todos y cada uno de los colaboradores por ayudarnos a hacer realidad un sueño. ¡MIL GRACIAS A TODOS! Con gente como ustedes vale la pena seguir «Mirando al mar» con esperanza.

 

Modificado por última vez en Miércoles, 22 Marzo 2017 18:51