Jueves, 23 Febrero 2017

Rafael Arozarena

  CP Opinión
Valora este artículo
(1 Voto)

CP Opinión _

Luisa Chico

 

 

LuisaChico PicCon la sombra de Rafael Arozarena planeando aún en mi mente, por ese merecido homenaje del Día de las Letras Canarias que acaba de estrenar, me siento hoy en mi orilla para pensar en él, en su obra, y en todo lo vivido en la sede del Gobierno de Canarias en una mañana santacrucera lluviosa y fría del 21 de febrero. El frío se quedó afuera del denominado bunker del Gobierno. Adentro el ambiente lo caldeaba la gente que llenaba el recinto por completo, en su mayoría adolescentes ávidos de cultura, (casi 300 escolares), políticos y personas vinculadas a la literatura en toda la extensión de la palabra. Se palpaba el interés del público. La emoción en las voces de aquellos que, además, tuvieron la oportunidad de participar activamente en el evento. Los nervios, las ganas de que todo saliera bien, y en definitiva todo salió bien.

La sombra de Rafael nos arropó a todos a lo largo de la mañana en otras voces, voces jóvenes que desgranaban sus versos con emoción contenida, en ocasiones acompañadas de la música al versionar el conocido tema de Pedro Guerra «Mararía», o en la emoción de escuchar traducidos al silbo gomero alguno de sus versos.

«Duerme Femés y en el silencio sólo los ladridos de los perros. 
Nada se ve sólo las sombras saben la verdad de las historias. 
Nada se podría comparar a esa mujer Mararía. María, Mararía…»

Ahora, sentada en mi orilla y al echar la vista atrás me pregunto qué pensaría el maestro Arozarena de este homenaje, imagino que ver tantas personas como las que llenábamos el recinto vibrar de emoción con las palabras que él enlazó magistralmente para el mundo, le turbaría también. Y me pregunto si, de alguna forma, lo compararía con el Premio Canarias de Literatura que recibiera en 1988.

Al llegar a casa busqué en mi biblioteca el primer libro suyo que cayera en mis manos allá por 1983, por supuesto se trataba del «Mararía» protagonista de esa mañana de cultura y emociones, uno de los pocos libros que he releído una y otra vez a lo largo de mi vida y que a partir del Día de las Letras Canarias de este año será leído y releído en las islas por muchas personas más una y mil veces. Ojalá ese homenaje nos permita conocer mucho más de la obra de tan insigne escritor y poeta.

Ya sé que yo no soy nadie don Rafael, pero por si las olas que acarician mi orilla, esa donde termina el mar que tanto usted como yo amamos, son capaces de hacérselo llegar le mando un abrazo y mis felicitaciones allá donde esté. ¡Feliz Día de las Letras Canarias poeta!

 

PUBLICIDAD

NovedadesMarzo2017 WEB

Modificado por última vez en Miércoles, 22 Febrero 2017 10:00