Miércoles, 15 Febrero 2017

FEBRERO Y EL AMOR

  CP Opinión
Valora este artículo
(2 votos)

CP Opinión _

Luisa Chico

LuisaChico PicEstamos en febrero, el que para muchos es el mes de los carnavales y para muchos otros el mes del amor, por lo que al sentarme hoy en mi orilla virtual (en la real sigue haciendo mucho frío), no puedo por menos que hacer una reflexión sobre alguna de esos dos circunstancias. Me he decantado por hablar hoy de amor. Y, como ya he dicho en algún micro abierto cuando recito poemas de amor: me refiero al AMOR con mayúsculas, no solo a ese que empieza y termina bajo unas sábanas –que también-, ese amor que nos abriga el alma aunque a veces, de paso, nos rompa el corazón.

Amar es un privilegio que, por suerte o por desgracia, no todos llegamos a conocer a lo largo de nuestras vidas repletas de obligaciones, carreras y estreses de todo tipo. Corremos tanto y con tanta frecuencia que pocas veces nos paramos a pensar en qué es ese impulso que hace que de pronto nuestro corazón se acelere más allá de las carreras mismas. Y no dedicarle el tiempo en reposo que necesita hace que nos perdamos de vivir lo más bello que el Creador nos regaló, el AMOR.

Si detengo un momento mi vertiginoso mundo para echar la vista atrás concluyo en que soy muy afortunada. En mi vida ha habido amores de todo tipo que han durado más o menos en el tiempo, que han sido más o menos intensos, que han dejado huellas más o menos profundas en mi alma, pero siempre ha habido un amor arropando cada recodo de mi camino. Y no hablo del amor universal, el amor a los hijos, el amor a los amigos, a la literatura, al folclore, a las flores… a pesar de lo importantes que son también para nosotros esos amores, hablo del amor de un hombre. Un gran amigo valenciano, al que aprecio y considero muy sabio, me dijo un día que el corazón posee compartimentos estancos para albergar esos amores, sin que cada uno de ellos sea más importante que el otro, puesto que cada uno aportó a nuestra existencia la luz necesaria para seguir avanzando sabiéndonos queridos.

Los que ya peinamos canas (aunque algunas las ocultemos bajo una capa de tinte) sabemos que no existe eso que llaman «el amor de mi vida». Ese pensamiento es más bien propiciado por el momento en que vivimos cada uno de esos amores, porque el presente siempre nos parece que será el más importante y definitivo.

Mi corazón, hoy como siempre, está en estos momentos arropado por un amor especial. El tiempo y la experiencia me dice que quizá no sea el más importante ni el definitivo, pero el tiempo y la experiencia también me han enseñado algo muy importante, que hay que vivirlo como si lo fuese impregnándonos de toda su esencia y su sabia de vida, porque lo importante no es tener la convicción de que lo sea, ni siquiera es importante el hecho de que ese amor sea correspondido o no, lo cual ya sería pura ambrosía, lo único importante en todo este tema protagonista del mes de febrero es… AMAR.

Modificado por última vez en Miércoles, 15 Febrero 2017 21:20