Miércoles, 08 Febrero 2017

EL SÁNDWICH DE MERMELADA

  CP Opinión
Valora este artículo
(1 Voto)

CP Opinión _

Luisa Chico

LuisaChico PicHoy la reflexión que quiero compartir con ustedes no la he realizado sentada tranquilamente en mi orilla virtual. Hoy surgió de improviso al abrir mi nevera y pararme a contemplar un momento su contenido buscando algo para desayunar. Me sorprendió ver que solo contenía (y lo voy a decir con toda sinceridad): una cajita mediada de quesitos en porciones, un dedo de mermelada sin azúcar en un tarro de cristal, una raíz de jengibre, 4 huevos y media cebolla. Evidentemente caí en la cuenta que de hoy no podría pasar el ir al supermercado, señal que hacía mucho había ido dejando para mañana inmersa en los preparativos de algo que ya les contaré en su momento y que me tiene completamente absorbida.

Cogí un quesito y lo que quedaba de mermelada, para prepararme el sándwich mañanero, mientras por mi cabeza comenzó a rondar lo que quiero transmitirte querido lector.

Por un momento pensé en las personas que habrían hecho ese mismo gesto de abrir la puerta de su nevera, como hice yo hoy, para encontrar alimentos similares y que en lugar de pensar en ir al supermercado, se devanarían los sesos pensando en cómo alimentar a sus hijos ese día sin comida ni dinero para comprarla.

Hay ocasiones como esta en que yo puedo entender a los ladrones, porque creo que cualquier persona ante esta situación intentaría birlar lo que pudiera allá donde pudiera. La desesperación ante situaciones límite así hace que el instinto de supervivencia y de protección hacia su familia les impulse a ello, aún a riesgo de ser detenidos dejándoles así aún más desprotegidos. « ¡Qué dura e injusta puede ser la vida a veces!» Pensé mientras me preparaba el desayuno.

Por asociación llegó a mi mente el proyecto de Festival solidario que el Club de creación literaria  Alisios de verso y prosa, del que soy miembro, prepara para esta primavera. Un recital de poesía y cantautores que llevará por título Poesía contra el hambre y que se realizará, probablemente, en el mes de abril con la intención de recaudar fondos e invertir ese dinero en alimentos para  la Asociación Kairós, que tantas situaciones límite como esa ayuda a paliar semana tras semana.

La preparación de ese Festival me hace sentir muy orgullosa de mi gente de la tertulia, poetas, escritores y cantautores miembros de la misma participarán en él desinteresadamente, lo cual dice mucho de su calidad humana, y entre todos intentamos poner un parche a situaciones así.

Creo que este pensamiento y el orgullo que siento por mi gente y su altruismo es lo que consiguió que hoy la mermelada de mi sándwich no me supiera amarga.

Bueno, te dejo ya (me voy al supermercado). Feliz día querido lector.

Modificado por última vez en Miércoles, 08 Febrero 2017 21:41