Miércoles, 01 Noviembre 2017

CARTA ABIERTA A JORGE JAVIER VÁZQUEZ

  CP Dirección
Valora este artículo
(121 votos)

CP Editorial_

Canarias Plural © Juanca Romero H.

 

 

Carta abierta a Jorge Javier Vázquez

 

Santa Cruz de Tenerife a 1 de noviembre, 2017

 

Señor Jorge Javier Vázquez, no es la primera vez que opto por dirigirme a un personaje público a través de la lícita vía de la misiva, algo que usted hace a través de la pantalla de televisión a modo de ególatra e insultante speech, cada vez que entra en nuestros hogares desde el escaparate que le ofrece el canal de la mala rima, Tele 5.

Después de tantos años de interacción presentador/televidente, y no sin pocas nauseas consecuencia de su forma de trabajar en el medio, este comunicador y televidente que ahora le escribe, se ve en la necesidad de apuntarle mi punto de vista referido a su pública labor como presentador, comunicador, contador de historias e incluso farandulero personaje. Quiero ser claro, usted no me gusta absolutamente nada. Su manera de conducir un espacio televisivo, sea el formato que sea, se aleja mucho de lo que yo considero profesionalmente aceptable en las escalas del buen gusto, el respeto y la dignidad. Como ejemplo, opto por referirme a una de sus últimas salidas de tono, una de esas irrespetuosas cantinelas que acostumbra  a regalar a sus televidentes:

Estoy alucinado por la gente vieja que me escribe insultando...y yo pienso, esto señores que están a punto de palmarla...”. Con esta retratadora frase, comienza su desproporcionada y verdulera defensa por los insultos que recibe en su cuenta de Instagram, y que al parecer tienen su origen en personas de avanzada edad, que le recuerdo señor Vázquez, forman parte del staff de televidentes que le siguen en mayoría. Dicho de otro modo, esos a los que usted les ha visto el signo de la muerte en la cara, son los que llevan dándole de comer, pagando sus viajes, aficiones, y algún que otro posible despilfarro durante años. “[…] Es que he visto algunas fotos en Instagram y llevan el signo de la muerte en la cara".

¿Sabe señor Vázquez?, un personaje público, y usted lo es desde el momento que sale por televisión, se involucra en la farándula e incluso enseña el culo en las revistas, un personaje público digo, la primera lección que debe aprender es la de saber aceptar las críticas, aunque éstas estén tejidas desde la ignorancia, la rabia, o la desinformación. Usted como personaje amarillista y farandulero, debe estar acostumbrado a tomar este tipo de jarabes que durante tanto y tanto tiempo ha recetado a diestro y siniestro. Un buen comunicador debe ser respetuoso, especialmente cuando generaliza o se dirige a un público masivo, entre los que con seguridad habrá afines y detractores, lamedores y destructores… un profesional debe guardar la compostura especialmente cuando se es crítico con él, y no sólo cuando las babas de los palmeros le dicen que bueno, bonito y genial es usted. No tengo el gusto de conocerle en persona, así es que mis palabras están construidas con los cimientos de lo que veo, y lo que veo en usted es a un profesional encasillado, acomplejado por su incapacidad para ejercer como buen periodista, y especialmente celoso y envidioso de los éxitos ajenos.

Si fuera juez, podría juzgarle… pero afortunadamente no lo soy. La única facultad que tengo como televidente, es la de valorar su trabajo público, y a este le pongo un cero tan grande y rojo como el punto de la bandera de Japón. Después de haber ejercido de colaborador circense en programas de variedades, despuntó en aquel archiconocido vodevil televisivo llamado “Aquí hay tomate”, una carnicería de famosos/as en las que usted siempre utilizó el cuchillo más afilado para despiezar al que pasaba por allí. Ya se sabe que estas cosas del amarillismo, pasan por aceptar el olor a putrefacción y descuidada piara. De aquel despotismo rancio y barriobajero, a nuestros días en los que el metafórico lupanar televisivo y temático llamado “Sálvame” se ha convertido en su cortijo particular, en el último reducto que le queda después de llevar a índices de audiencia paupérrimos a programas como “Gran Hermano” o “Supervivientes”.

Permítame que sea más claro en mis valoraciones: usted en la televisión está acabado. El ego puede alimentarse de Premio Ondas e índices de audiencia favorables, pero la educación simplemente se tiene o no se tiene, y usted no la tiene en absoluto. Añade en su vergonzoso y despreciativo sermón televisivo refiriéndose a los ancianos que según usted le insultan en las redes sociales: “[…] en vez de perder el tiempo insultando, antes de palmarla, ¿no podrían bajarse un programa de gramática y ortografía y aprender a escribir?...”. Jajajajajaja, permítame que me ría en su panorámica cara; con el ejemplo de incultura, necedad y mala educación que se proyecta desde los programas que usted presenta, ¿de verdad se cree con autoridad moral para señalar la capacidad gramatical y ortográfica de personas mayores que en muchos casos no tuvieron la oportunidad de asistir a un colegio? Empiece por limpiar de analfabetos su plató, donde pululan auténticos ceporros de la palabra que por generación, si no saben escribir o hablar es consecuencia de haber sido unos absolutos vagos durante toda su vida. Mire señor Vázquez, se me ocurren algunos ejemplos: Belén Esteban, la reina del “yo”, princesa de nada e ignorante de todo… ¿es para usted un ejemplo de oratoria y dominio de la ortografía? Y ese señor que vendía casas hasta que acabó cebándose en una de Gran Hermano, el tal Francisco Hernández, ¿es para usted ejemplo de intelecto y capacidad gramatical?

Señor Jorge Javier Vázquez, aprender a frenar es imprescindible cuando se va cuesta abajo a la velocidad que usted lo hace. Vaya por delante que en el contenido de este texto no hay animadversiones hacia usted, porque no le conozco personalmente. Yo no entro en cuestiones más personales referidas al alcohol, las drogas y el sexo, a pesar de que usted mismo las ha comentado por ejemplo en el programa El món a Rac1 de Jordi Basté, y que recogen otros medios como La Vanguardia (05/10/2015). Las cosas personales son de cada persona, y las públicas para el público.

Como profesional me parece el claro ejemplo de lo que no hay que imitar. Sus aportaciones a la televisión actualmente las califico de penosas, ridículas y vomitivas. Déjeme que sea un poco más claro, me produce absoluto asco verle tras la pantalla de Tele 5, ese canal que ha conseguido dar un paso más en la interactividad con los televidentes, logrando que el olor a la mierda que programan, llegue a nuestros salones.

Nada más que comentarle. Simplemente desearle un plácido retiro sin insultos, rodeado de libros que sigan enriqueciendo su descomunal intelecto y alpiste del bueno para el ego. Decía un filósofo urbanita aquello de “en la bajadita nos vemos, aunque para verte todo sea ya negro”.

Agradeciendo la atención mostrada,

Le saluda sin admiración alguna y con el respeto bien medido,

 

Juanca Romero Hasmen

 

JUANCA Monadas001"Puedo callar, dejar de escuchar e incluso dejar de mirar, pero jamás pondré la otra mejilla"

 

Modificado por última vez en Miércoles, 01 Noviembre 2017 21:19