Martes, 23 Diciembre 2014

RADIO AGUERE ENCARCELADA EN EL OLVIDO

 
Valora este artículo
(7 votos)

Guardo el recuerdo de aquella radio lagunera que sonaba como sello de identidad de un municipio siempre bañado en la cultura y el talento. Por aquellos años el sentido de la comunicación estaba unos pasos por delante para ofrecer calidad informativa y entretenimiento a los laguneros de bien. Pero que conste en acta que me refiero a la época en la que Radio Aguere nace como medio serio y vocacional. Años en los que regir un medio de comunicación estaba en manos de profesionales de los medios, que con más o menos talento, se miraban entre las manos y sabían que había en ellas.

 

Después llegaron los tiempos aciagos en los que la bendita emisora lagunera cayó en las manos equivocadas, en las garras del negocio preconcebido, sin pretextos ni coherencias. Lo que se vendió como el resurgimiento de una emisora olvidada durante algunos años, pasó a convertirse en 2010 -si no me falla la memoria- en la crónica de un juego de rol ideado por el lado oscuro de la fuerza.

Radio Aguere tuvo entre 2010 y 2013 en torno a una docena de directores –entre los que me incluyo repartido en dos etapas-, y estoy convencido de que cada uno de ellos (nosotros) accedimos al cargo de forma voluntaria y subidos al carro de la ilusión y el entusiasmo por llevar dónde merece un medio de comunicación señero y con antecedentes positivos. Como digo, una docena o más de directores que el primer día accedieron al cargo con las fuerzas intactas y la profesionalidad a disposición de la empresa, pero que en el segundo día de actividad se vieron sometidos, avasallados por quien decía ostentar  la propiedad de la misma.

Y así, con la profesionalidad anulada por la inutilidad, Radio Aguere comenzó a conocerse en el mundillo como Radio Ere, por la inestable y engañosa silla de director. Y fueron las mañas dictadas desde la propiedad las que consiguieron colocar a la emisora en el ranking de los medios más detestados por los políticos municipales, empresarios y otros sectores sociales, que de una forma u otra, se vieron agraviados por la impuesta línea de acción de quién nombraba peleles para jugar a un pseudo Monopoly en el que los euros se buscan en las callejuelas con olor a meados y fritangas.

Seguro que para muchos de quienes leen ahora estas líneas, les sonará la imagen de un regente ineficaz que dedica las horas de su día a buscar brotes verdes en la empresa que él mismo no deja crecer. Radio Aguere, la emisora que parecía resurgir en 2010, pasó a ser el juguete prostituido en las manos equivocadas. Si había manos malas, malas para escoger, la emisora cayó en las peores aunque haya hecho falta tiempo para ser consecuentes y conscientes de esto.

Puedo tener dinero e invertirlo en una actividad empresarial sobre la que no tengo ni puñetera idea, pero lo que se espera es que ponga las riendas en manos de un equipo profesional y dispuesto. En este particular caso lo que ha ocurrido es que el empresario no era tal, no tenía ni un duro para sacar el proyecto, engañó a muchísimas personas (entre realizadores, locutores, técnicos, comerciales, directores/as, más de dos centenares de personas en estos años) que empeñadas en lograr sacar un sueño adelante, tiraron del carro un día y otro, y otro… ¡No!, no es mi caso, yo fui de los menos constantes, de los que cuando olía a mierda, se iba sin decir nada y los dejaba colgados.

Y empezó a ponerse en práctica eso de “yo no te pago”, pero si traes publicidad te quedas con un porcentaje (que casi ninguno vio a tiempo o jamás). Después se impuso el conocido sistema “si quieres hacer un programa tienes que pagar”, que traducido viene a ser algo como TRABAJA, ME PAGAS Y NO TE PAGO… ¿Te suena, verdad?

Y pasaban los meses, y seguía muriendo Radio Aguere, la que un día hace muchos años fue la radio de todos los laguneros. Se dictó desde la cúpula ignorante el sistema de ir a pedir a los ayuntamientos, y si no se rasca pasta, pues a saco con la corporación municipal. Y de este modo nacieron las entrevistas con encerronas, las amenazas poco veladas y otras mañas que admito no estar en disposición de comentar por no tenerlas atada por el momento como debiera.

Y un día se dictó que Radio Aguere debía pasar al ostracismo, que ese nombre estaba demasiado sucio como para poder hacerlo viable en audiencia y rentable en lo comercial. Es como aquello de quién caga constantemente delante de su propia puerta y cuando ya no soporta el olor, decide poner dobles ventanas y puertas en lugar de pasar una fregona y un cubo de agua. Y así, pasó a la primera línea de batalla la que se conocería como Onda 7, y posteriormente Onda 7 Tenerife, un juego entre manos inexpertas y la misma estrategia de contratación consistente en firmar acuerdos de colaboración a todo bicho viviente que pisara las instalaciones. Esa es otra historia, ese será otro momento.

Volviendo al motivo que nos ocupa, a día de hoy sobre Radio Aguere reposa una fría losa mortuoria bajo la que quedaron sepultadas las ilusiones de muchos que empezaban en los medios, de quienes pusieron sus conocimientos técnicos y quienes hicieron magia de donde solo había cascarria y mugre. Bajo esa losa reposan buenos amigos, algunos de ellos que dedicaban entre 12 y 16 horas al día entre cables, esperando que la palabrería indecente y teñida de promesas, un día se hiciera realidad.

¡Qué pena!, más allá de la imbecilidad y fraudulenta fe de algunos, que una emisora representativa del municipio, Radio Aguere, hoy en día huela a muerto y ripie tan solo con nombrarla. En estos días que nos toca vivir, en los que la crisis se ha sumado a la ineficacia de nuestra clase política (a la concesión de licencias del Gobierno de Canarias me refiero), encendemos la radio y descubrimos que en San Cristóbal de La Laguna no hay una dial local que escuchar, una frecuencia que cubra el municipio en su totalidad geográfica y social. El dial está muerto, lo han matado entre unos y otros; circenses empresarios que no tenían puta idea de medios, y a los buenos, se los ha cargado el gobierno regional con su caciquil forma de ordenar las cosas.

Mucha fuerza para los compañeros de Radio Geneto, La Laguna TV y otros que hacen lo indecible para subsistir, para seguir estando, para seguir contando…

Y a eso me sumo yo, a seguir contando. Será en otra ocasión.

Un saludo.

Modificado por última vez en Jueves, 25 Diciembre 2014 11:28