Viernes, 07 Septiembre 2018

Curbelo ensalza los lazos que unen a La Gomera con México en el acto institucional de las Jornadas Colombinas

  CP La Gomera
Valora este artículo
(0 votos)

Canarias Plural_

Redacción La Gomera

 

  • El presidente del Cabildo de La Gomera destaca en su discurso las relaciones de la Isla con el país mexicano a lo largo de la historia, así como la gran devoción de los gomeros por la Virgen de Guadalupe

  • Casimiro Curbelo hace especial hincapié en la necesidad de llevar a cabo la gran revolución mundial pendiente para lograr arrinconar a la pobreza

El presidente de La Gomera, Casimiro Curbelo, arrancó su discurso en el acto institucional de la 58ª edición de las Jornadas Colombinas con unas emotivas palabras dirigidas al pueblo mexicano y a los lazos que unen a La Gomera con el país latinoamericano. Un acto que contó además con la participación del presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo; la presidenta del Parlamento de Canarias, Carolina Darias, el alcalde de San Sebastián de La Gomera, Adasat Reyes y el catedrático de Derecho Constitucional, Enrique Arnaldo, como el conferenciante oficial. La directora del Instituto Cultural de México en España, Susana Pliego, actuó como representante del país mexicano.

Curbelo aprovechó su disertación para ensalzar los numerosos vínculos y elementos sociológicos que mantienen unidos al país mexicano con Canarias y en concreto, con La Gomera, como las recíprocas influencias entre el constitucionalismo español y el mexicano, la lengua, la tradición de la música, así como la devoción por la Virgen de Guadalupe. “Cuando lees la historia de unos y de otros, compruebas cómo el océano ha sido una puerta azul por la que hemos ido y viniendo de un lugar a otro, buscando y trayendo esperanzas”, sostuvo.

El presidente insular dedicó palabras de agradecimiento a los mexicanos por su generosidad a la hora de acoger a los numerosos españoles republicanos y socialistas que encontraron refugio durante la guerra civil. Al respecto, recordó que la unión es tal que en 1945 el presidente republicano, Diego Martínez, tomó posesión de su cargo al frente del Gobierno de España en Ciudad de México. “Cuando se habla de la historia de España y México en realidad se está hablando de la vida de millones de hombres y mujeres”, apostilló.

Aludió a otros elementos en común con México como es el lenguaje del silbo. Explicó que en el valle de Oaxaca sus residentes se comunican de cerro en cerro mediante este único lenguaje creado para vencer las distancias en el mundo. “De igual forma que el lenguaje ancestral de La Gomera, los indígenas mexicanos se expresan en su propia lengua desde una ladera a otra situada a kilómetros de distancia”, comentó.

Asimismo, se refirió a uno de los grandes retos que está aún por conquistar, un reto que según comentó “pasa por acabar con la pobreza que llevamos arrastrando desde los principios de nuestra historia”. Para Curbelo, este objetivo primordial se vuelve más posible “porque la gente que quiere transformar nuestras sociedades no se rinde y porque los más desfavorecidos tienen siempre una voz dispuesta a hablar por ellos”.

En este punto hizo especial hincapié en llevar a cabo “la gran revolución pendiente para lograr arrinconar a la pobreza”, al tiempo que resaltó la oportunidad “para poder tejer una nueva historia que ya no tenga el color de la sangre en un mundo sin barreras ni muros que puedan detener la libertad del ser humano”.

Curbelo también dedicó emotivas palabras a la patrona de La Gomera, la Virgen de Guadalupe, “uno de los referentes de la fe de millones de personas en México y parte de su identidad cultural. Una devoción que también está fuertemente arraigada en nuestra Isla”.

Por último, el dirigente insular cerró sus discurso deseando al país mexicano “toda la suerte del mundo, la fuerza y la energía para conseguir una sociedad más justa y equitativa”.