Valora este artículo
(0 votos)

Canarias Plural_

Redacción Islas Canarias

 

La presidenta del Cabildo y los vicepresidentes primero y segundo dieron la bienvenida en nombre del Cabildo a los miembros de la Mesa del Parlamento y a los portavoces de todos los grupos

 

El Parlamento de Canarias ha celebrado la reunión de la primera mesa del primer periodo de sesiones de la 10ª legislatura de Canarias en las aulas del centro escolar de Caleta de Sebo, en la Isla de la Graciosa, reconocida ya como octava isla habitada de Canarias.

Para el presidente del Parlamento, Gustavo Matos, “tiene todo el sentido empezar el periodo de sesiones en esta isla”. Según expresó Matos, supone “un reconocimiento a una tierra que ha atrevesado muchas dificultades pero que ahora tiene un futuro lleno de fantásticas oportunidades”. Matos, que fue recibido a su llegada a la isla por la presidenta del Cabildo, María Dolores Corujo y los vicepresidentes Jacobo Medina y Marcos Bergaz, transmitió igualmente el agradecimiento de todos los grupos parlamentarios por ser acogidos en La Graciosa.

“Hoy es un día muy especial para Lanzarote y La Graciosa”, declaró María Dolores Corujo. “Significa mucho para nosotros porque un gesto como este también supone que se van a escuchar muchas reivindicaciones de Lanzarote y de La Graciosa”. La presidenta del Cabildo manifestó su intención de que la isla de La Graciosa se convierta en un referente de sostenibilidad, de lucha contra el Cambio Climático y de desarrollo, áreas todas en las que -mediante la colaboración entre administraciones- “se pueden hacer grandes progresos”. Del mismo modo, agradeció al presidente del Parlamento de Canarias, Gustavo Matos su “sensibilidad” a las demandas de Lanzarote y La Graciosa.

El vicepresidente del Cabildo, Jacobo Medina, mostró también su satisfacción por la visita: "Esto es más que un gesto", afirmó Medina. "La presencia del Parlamento en la graciosa hoy también supone un reconocimiento de facto de las reivindicaciones y necesidades de los gracioseros".

El alcalde de Teguise, Oswaldo Betancourt, de quien depende administrativamente la isla, dio también la bienvenida al Parlamento y confió en que la colaboración entre administraciones -municipal, insular, autonómica y estatal- sirvan para ir dotando de autonomía a La Graciosa.