Canarias Plural_

Redacción Gran Canaria

 

La actuación que es una ampliación del parque construido en la Fase III, consiste en crear una atalaya-mirador, un graderío, una plaza y una zona de juegos infantiles

El proyecto en su IV Fase está financiado con cargo a Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan) mediante una inversión de 2.151.433 euros

 

El área de Urbanismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha encargado a la Sociedad Municipal de Gestión Urbanística (GEURSA), el proceso de licitación por un valor de 2.151.433 euros de la construcción de la Fase IV del Parque deportivo de La Ballena.

La actuación consistirá en la ampliación de la plataforma ajardinada para juegos y ocio que se construyó el pasado año en la Fase III, después de adecuar el terreno resultante tras el desmontaje de los antiguos campos de fútbol y la demolición de los vestuarios que había en la zona, creando ahora una atalaya-mirador, un graderío, una plaza, una zona de juegos infantiles, así como una zona de sombra mediante cubierta textil en el espacio situado junto al campo de fútbol Alfonso Silva.

El concejal de Urbanismo, Javier Doreste, ha afirmado que “esta última fase de creación del Parque de La Ballena, supone transformar después de muchos años un punto negro de la ciudad en un pulmón verde, que servirá para que multitud de vecinos puedan practicar deporte, pasear o disfrutar de un día en familia”.

“Me gustaría recordar que el Ayuntamiento ha puesto en marcha en lo que llevamos de mandato, diversas actuaciones en varios lugares del municipio que tiene un marcado carácter ambiental como la recuperación del barranco del Guiniguada, el Corredor Verde de Tamaraceite o la construcción de los miradores de Alta Vista y Punta de Diamante”, ha aseverado Doreste.

El proyecto también contempla la creación de los sistemas de drenaje y evacuación de aguas pluviales, la mejora de la accesibilidad entre el parque y el barrio de La Feria, la instalación de un kiosko, una terraza, así como la construcción de unos baños públicos y la ampliación de la zona de arbolado.

La finalización del Parque deportivo de La Ballena supondrá la creación de una plataforma ajardinada, un recorrido en forma de anillo de tierra batida con un perímetro de 1.000 metros para la práctica deportiva, acompañado de áreas con aparatos destinados al ejercicio físico. La superficie de las dos últimas fases abarca un espacio de 97.000 metros cuadrados.

El proyecto en su IV Fase está financiado con cargo a Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan). Las obras, que tienen un plazo de ejecución de seis meses, podrían estar finalizadas según los cálculos que maneja el Ayuntamiento previsiblemente en verano de este año.