Valora este artículo
(0 votos)

Canarias Plural_

Redacción El Hierro

 

El movimiento de izquierda entiende que hay que actuar para erradicar el problema de acoso escolar de las aulas herreñas y, para ello, exige la colaboración de las diferentes administraciones de la isla.

 

Iniciativa por El Hierro- Izquierda Unida Canaria ha reivindicado la necesidad de desarrollar acciones contra el acoso escolar en las aulas herreñas, para lo que se requiere la coordinación de las diferentes administraciones de la isla, así como la voluntad política decidida de las mismas para afrontar un problema que afecta a una parte significativa del estudiantado herreño.

Para Laura Rodríguez, portavoz del movimiento de izquierda, “el acoso escolar es un problema grave que afecta a las aulas herreñas y que convierte en un infierno la vida personal y escolar de los niños, niñas y adolescentes que lo sufren. El simple hecho de dejar de lado a un compañero o compañera, no jugar con él o ella  o simplemente ignorarlo o ignorarla, hace que esa persona se sienta desplazada y sufra complejo de inferioridad y dude de sus propias capacidades”.

IpH-IUC considera que este problema se agrava cuando, además, se cruza la línea hacia los golpes físicos y las vejaciones. Las consecuencias de sufrir este tipo de abuso durante el período escolar, sumando la obligación de asistencia al centro en el que están los que dañan su integridad, suele acarrear a una persona problemas muy graves tanto físcos como psicológicos, teniendo consecuencias muy graves para los alumnos y alumnas que lo sufren, llegando en ocasiones a extremos como el suicidio.

“Reclamamos voluntad política contra esta lacra que sufre el alumnado de la isla, empezando por una campaña de información y socialización de los alumnos y alumnas, para que entiendan que, el ser diferente es precisamente lo que hace rica la sociedad” ha manifestado la portavoz de IpH-IUC. Además exige que se investiguen todos y cada uno de los casos que hay o puedan surgir durante el curso escolar, así como su raíz, y que se aplique el peso de la norma sobre aquéllos y aquéllas que permiten que hoy en día, los colegios e institutos se conviertan en cárceles para las personas.